Todos vivimos en un universo próspero y abundante. Si observamos la naturaleza podemos ver su grandeza, su espontaneidad y la forma en la que todo en ella sigue un orden perfecto y divino. Todo lo que sucede en nuestra realidad física es abundante, todo se ordena y autocorrige, todo se compensa o se transforma pero a veces no logramos conectar con la prosperidad.

¿Qué sucede en nosotros para que, en vez de percibir nuestra vida con esta conciencia de abundancia, tengamos pensamientos de limitación, lucha o miedo? ¿Por qué no sentimos esta abundancia infinita en nosotros? Hablemos un poco al respecto para descubrir cómo los Ángeles pueden ayudarnos a conectar con la prosperidad en un plano profundo y espiritual.

¿A qué llamamos “prosperidad”?

La prosperidad, aunque incluye el ámbito material, no se refiere únicamente a él. La abundancia es sentir un bienestar integral en el que la armonía y el balance son protagonistas de todas las áreas de nuestra vida: salud, dinero, trabajo, relaciones, éxito y felicidad.

Cuando buscamos conectar con la prosperidad, creemos que habita fuera de nosotros o que debemos esforzarnos para ganarla, cuando en realidad es el estado natural del ser al que todos tenemos derecho. Podemos acceder a él desde el momento en el que nos abrimos a recibirlo y recordamos quiénes somos realmente.

La verdad de nuestra abundancia.

La prosperidad es un regalo de Dios que nos pertenece a todos. Somos nosotros los que, a través de nuestros pensamientos, sentimientos y acciones nos alejamos de esa corriente de vida y dejamos de conectar con la prosperidad, la abundancia y el bienestar que están allí, dispuestos e inagotables para nosotros.

La fuente infinita de todo lo que existe no se detiene: es continua, infinita y eterna. Es un fluir cósmico, una sustancia cristalina. Es energía que debe circular (porque está en movimiento) y que opera desde esa inteligencia superior, energía que contenemos en la esencia de nuestro Ser.

Piensa en ti como el hijo predilecto de Dios, con dones y talentos únicos, que viniste a esta vida a dejar un importante legado a la humanidad, a ser lo mejor de ti mismo. Siente esta verdad dentro de ti y desde esa verdad actúa para poder conectar con la prosperidad. 

¿Cómo nos ayudan los Ángeles a conectar con la prosperidad?

Es importante que recordemos que los Ángeles son expresión directa de la mente de Dios. Su misión es servirnos, guiarnos, acompañarnos y acercarnos al Padre, cuya voluntad es nuestra eterna felicidad. Es por eso que son los aliados perfectos cuando queremos conectar con la prosperidad en cualquier ámbito de nuestra vida.

Cuando creemos en los Ángeles y en el poder que tienen para llevarnos hacia todas las bondades que merecemos, nuestros seres de luz se aseguran de que contemos con todo lo que necesitamos para cumplir nuestro propósito de vida: nos proporcionan las herramientas, los recursos, el espacio y las facilidades para cumplir con nuestra misión.

El primer paso

Uno de los temores más comunes con el que nos enfrentamos, y que suelo trabajar en las terapias que realizo, es el temor a reconocer nuestro verdadero potencial, esa luz que habita en cada uno de nosotros.

Muchas personas no están conscientes de sus capacidades y del poder interno que poseen para alcanzar cualquier meta que se propongan. Para conectar con la prosperidad es necesario reconocer primero esa fuerza espiritual que brilla y que busca expresarse a través de nuestros dones y talentos, y es aquí donde los Ángeles de la Prosperidad nos ayudan. Ellos nos invitan a iluminar esas áreas de nuestra vida donde estamos bloqueando la energía de la fuente, del Universo y de Dios.

En el siguiente post, te enseñaré a trabajar junto a los Ángeles para conectar con la prosperidad desde lo más profundo de tu corazón. Mi luz bendice a la tuya.

Katherine Andarcia.