En la primera parte de este artículo, estuvimos hablando del verdadero origen del desamor y cómo la luz amorosa que emana de tu interior es la única capaz de sanar cualquier herida que traigamos de nuestro pasado. Si quieres leerlo, puedes hacer click aquí .

Ahora quiero invitarte a seguir leyendo para que descubras cómo sanar tu interior para empezar a recibir todas las bondades amorosas que el Universo tiene para ti.

Una carta de sanación

Para comenzar a sanar y olvidar todo el desamor que has vivido, debes limpiar tu corazón.

Una manera de hacerlo es escribir una carta a ese ser desde tu alma, una carta donde tu corazón se desborde pero no con rabia o resentimiento: una carta de gratitud. Quizás al principio contenga odio o dolor, pero a medida que continúas, tu espíritu te guiará a ese lugar donde están la compasión y el amor. Comenzarás a reconocer la grandeza de ese ser, lo que podías ver reflejado de ti en sus ojos, las verdaderas lecciones aprendidas. Agradecerás lo que los encontró y lo que puso fin a su relación. Quizás tu carta podría decir algo como lo siguiente:

“Gracias por todo lo que contigo viví, por mostrarme cómo puedo comenzar a valorarme a mí misma. Por las miradas eternas y los silencios perdidos. Por las veces que me abrazaste y me sentí entera, completa. Gracias por las veces que no estuviste cuando más te necesitaba porque ahora sé que conmigo basta. Gracias por venir a mostrarme lo más oscuro de mí porque hoy en tu ausencia sé que abrazando lo que soy puedo amarme realmente.

Hoy quedo libre y te libero. Hoy sé que eres creación de lo que yo necesitaba aprender, y así te suelto. Hoy dejo el espacio vacío para nuevos encuentros, pero sobre todo, agradezco la magia que juntos creamos y que hoy conservo en un recuerdo puro y bello. Hoy te doy las gracias, mi otro yo, y te bendigo.”

Permítete sanar el desamor

Deja que tu corazón se abra para que puedas soltar todo lo que aún duele de ese desamor: date permiso para llorar, para expresarte y para plasmar en esas hojas en blanco tu verdad entera, completa. Este es un regalo exclusivo para ti, esa carta no irá a ninguna parte, es un trabajo personal de reencuentro con tu alma, con esas memorias dolorosas de tu infancia, de tu pasado, con lo que hay en ti que vas a borrar porque ya no lo necesitas.

Luego puedes quemarla, botarla o hacer lo que quieras con ella. Lo que sí es necesario es que durante este proceso de psicoterapia espiritual te conectes con tu Ser, con tu verdad, para que puedas avanzar sin mirar atrás a ese desamor que vino a enseñarte sobre ti. Una vez que te conoces y que desnudas tu espíritu aprendes a amarte completamente, a saber qué relaciones quieres para ti, a descubrirte renovada, con una nueva mirada, lista para comenzar de nuevo.

¿Ya se está dibujando una sonrisa en tus labios?

Eso es porque descubriste que amarte es el secreto, es donde todo comienza, es donde el desamor no tiene cabida. Amarte es honrar tus sentimientos, lo que eres, sin depender de nada externo a ti. Amarte es comprender que nadie va a amarte como tú quieres, que eso es una ilusión. Que solo pueden amarte cuando tú te amas. Y entonces, cuando menos lo esperes, cuando hayas sanado, cuando sepas quién eres, aparecerá ese otro tú, porque se trata de amar y no de ser amado. Entonces ocurrirá ese encuentro sagrado que tanto has anhelado.

Si quieres seguir escuchando acerca de este tema, te recomiendo este vídeo donde hablo de la importancia de enviar energías de amor a todas esas personas que de alguna forma u otra han marcado nuestra vida. ¡Te abrazo en el templo de mi corazón!

Katherine Andarcia

Coach Angelical